tel +40 31 417 94 64 | contact@toptours.ro
  • English
  • Español
  • Français
  • Breve historia

    Sobre Rumanía

    Breve historia

    Los restos humanos más antiguos de Europa, con más de 42.000 años de antigüedad, fueron descubiertos en Rumanía, en la “Cueva con huesos”. Sin embargo, la primera historia escrita del país trata de las tribus getas y se remonta a 514 a.C. Los dacios, pueblo perteneciendo a los getas, hicieron su mayor expansión durante el reinado de Burebista en el 82 a.C. Cuando los romanos se retiraron de Dacia, la región fue atacada por los godos y por los hunos.

    Durante la Edad Media tardía, Moldavia y Valaquia entraron bajo la soberanía del Imperio Otomano, mientras que Transilvania fue ocupada por los austro-húngaros. Los habitantes rumanos, especialmente los de Transilvania, se enfrentaron a varias supresiones y muchas veces ni siquiera eran considerados ciudadanos (como fue el caso con la ciudad de Brasov, donde durante una temporada no se les permitió vivir dentro de los muros de la ciudad).

    En 1600, Miguel el Valiente unió por primera vez los tres principados rumanos bajo una sola bandera, pero un año más tarde fue asesinado por los húngaros y la unificación se desintegró. En 1699, durante la ampliación del Imperio austrohúngaro, Transilvania entra bajo su autoridad. Poco después, en 1775, el norte de Moldavia fue también ocupado, mientras que el resto de las provincias entran en 1812 bajo la influencia rusa.

    El deseo de formar un solo estado nacional independiente surgió progresivamente en los tres territorios históricos rumanos y condujo a levantamientos contra las potencias ocupantes, entre cuales destacamos el de Tudor Vladimirescu, en 1821. En 1848, el espíritu de la revolución que había empezado en Francia se expandió rápidamente y también influencio al pueblo de las tres provincias rumanas. Las rebeliones de estos años, aunque no cumplieron con sus metas iniciales, abrieron el camino de la libre elección de Alexandru Ioan Cuza como gobernante tanto en Valaquia como en Moldavia (con el apoyo de las grandes potencias) y la fundación del primer estado de Rumania. Sin embargo, por culpa de las luchas internas por el poder y del descontento del Imperio Otomano causado por la nueva política de independencia, la situación llevó a la necesidad de traer a un príncipe extranjero, que gobernase en Rumania.

    Durante la guerra ruso-turca Rumanía luchó junto a los rusos, y, dada la victoria de ellos, las grandes potencias reconocen en el Tratado de Berlín de 1878, el país como una nación independiente. Durante la Segunda Guerra Mundial, el país se unió al Eje, y se convirtió en el principal suministro de petróleo para la Alemania nazista, motivo por cual sufrió numerosos ataques por los Aliados. Finalmente, Rumania cambió el rumbo y se unió a los Aliados, pero la Conferencia de Paz de París de 1947 no reconoció su papel en la derrota de Alemania.

    A finales de 1940 en Rumanía se instauró el régimen comunista, que duró hasta 1989. La política de Nicolae Ceausescu llevo a una dirección de independencia relativa, especialmente en términos de relación extranjera. Sin embargo, miles de personas murieron, fueron encarcelados o torturados durante el comunismo. La sangrienta revolución rumana de 1989 fue testigo del final del régimen de Nicolae Ceausescu. En 2004, Rumania se unió a la OTAN y en 2007 se convirtió en miembro de la Unión Europea.